Trabajadores de la cooperativa Coopeva compartieron su satisfacción por el trabajo que desarrollan desde el reciente acuerdo firmado con el Ayuntamiento para la confección de 40 mil bolsas reutilizables a lo largo del año, que la comuna entregará gratuitamente en diversos puntos de la ciudad.

Según establece el acuerdo, la cooperativa textil entregará 4 mil bolsas por mes a la Secretaría de Desarrollo Social, que va a ser la responsable de organizar y regular la logística de distribución.

Por su lado, el Municipio va a pagar las eco bolsas confeccionadas y colaborará con la cooperativa, aportando ayudas para el salario de la mano de obra por medio del Programa Municipal de Contraprestación (Secyc).

Satisfecho por el trabajo que llevan adelante, el presidente de la cooperativa textil, Matías Valdez, recibió el día de ayer a El Eco de Tandil en las instalaciones de la fábrica recuperada Ronicevi, en Falucho 950, donde se instalaron.

En representación de todo el equipo, aseguró que estas primeras semanas las vivieron con mucho entusiasmo, si bien reconoció que asimismo con inseguridad por el hecho de que la mayor parte de las mujeres que forma parte del proyecto no sabía coser, sino se sumó ante la necesidad de trabajar y la posibilidad que se generó.

Admitió entonces que al comienzo no sabían si iban a llegar con la cantidad de bolsas pautada con el Municipio. De hecho, contó que en esta primera tanda entregarán en torno a 3 mil, ya que pensaban que iban a poder incorporar más máquinas industriales -hoy cuentan con 2 y el resto son familiares- y no pudieron.

Sin embargo, aseguró que de a poco se están acomodando y especificó que pudieron sumar a más trabajadoras, inclusive fragmentar el proceso productivo para ordenarlo mejor. “Eso nos llevó un tiempo, mas ya tenemos una estructura bastante afianzada y la certidumbre de que mensualmente vamos a llegar a poder cumplir con el acuerdo e inclusive vamos a empezar a tomar otros trabajos, así que estamos muy contentos”, expresó.

El presidente de Coopeva explicó que “en realidad hay 2 compañeras que están desde la primera etapa de la cooperativa, antes de la firma del convenio, que son costureras profesionales y nos estamos planteando que comiencen a generar un espacio de capacitación para el resto de las compañeras para realizar prendas más complejas, como remeras y buzos. Así que estamos en eso, capacitándonos y eligiendo algunas prendas para después salir al mercado”.

En nuestros días, precisó que trabajan nueve mujeres en la cooperativa, quienes confeccionan un promedio diario de 25 bolsas reutilizables reforzadas de tela friselina, de cuarenta y tres por 45 centímetros, si bien aclaró que a veces hacen más pues incorporaron algunas modificaciones al modelo original para alivianar el trabajo.

“La leyenda que llevan las bolsas es la que nos solicitó el Municipio, que dice: `Tandil te quiero limpia´, con la estética que utiliza para el término de limpieza urbana y también dice que está prohibida su venta, puesto que serán de distribución gratis por el hecho de que las van a repartir en los guardes de los barrios”, confirmó.

La proyección

Para finalizar, conforme con los resultados logrados hasta el momento, Valdez aseveró que la proyección de la cooperativa es positivísima y resaltó en ese sentido que “las compañeras vienen de los merenderos y de los espacios de trabajos comunitarios en los distritos del Movimiento Evita, donde en realidad, ante la necesidad más urgente, nos organizamos en torno a eso, mas después comenzamos a pensar en el laburo que podríamos llegar a generar”.

De este modo, resaltó “la posibilidad de poder, desde una organización política y social, saltar a la generación de empleo. Consideramos que esto es algo muy promisorio y estamos trabajando en torno a ello con un proyecto de reparación de moblaje escolar, asimismo en el arroyo. Esto es, de a poco vamos produciendo ciertas experiencias que para nosotros son un poco un faro para lo que debemos pensar como política pública para adelante”.

“Es una lindísima experiencia”,
expresó una de las trabajadoras

Una de las trabajadoras, Florencia Villemur, se mostró contentísima de ser parte del proyecto, agradeció al Movimiento Evita por la oportunidad y compartió con este Diario de qué manera viven la experiencia, tanto ella como el resto de sus compañeras.

Contó que trabajan por producción, de lunes a viernes, de ocho a 13. Especificó que confeccionan las bolsas en serie y todas y cada una se encargan de todo, desde el corte de la lona, hasta el armado de las bolsas, la costura y el estampado final.

En lo personal, admitió que comenzar a trabajar en Coopeva le cambió muchísimo la vida porque no sabía cocer y ahora está aprendiendo.

“Es una lindísima experiencia, tenemos un buen conjunto de trabajo, somos todas mujeres grandes y todas y cada una estábamos buscando lo mismo: tener un trabajo”, reconoció.

Especificó que anterior a la firma del acuerdo con el Ayuntamiento estaban trabajando en el barrio o haciendo actividades comunitarias, pero la mayoría no se conocía entre sí. “Nos conocimos todas y cada una acá y estamos muy contentas”, expresó Villemur.

De cara a lo que se viene, confirmó que tienen pensado seguir trabajando con el Municipio y también con empresas privadas. “Además de las bolsas, queremos hacer otro género de prendas, conque estamos con muchas ganas”, manifestó.
Anticipó, finalmente, que “estaremos presentes en la feria de Semana Santa con un puesto, mostrando lo que hacemos. Vamos a llevar las bolsas, mas asimismo almohadones, cortinas y delantales. La idea es juntar fondos para la cooperativa, conque estamos trabajando con todo”.